mi madre

Calmaba su desdicha con mis pequeñas manos.
Cuando no fui suficiente
se marchó.

Aun hoy le sigue pareciendo algo normal.

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar