apoyo y confrontación en Gestalt - parte I

Cuando un paciente llega a terapia, de manera más o menos consciente nos brinda lo más preciado que tiene; su vulnerabilidad.

Su vulnerabilidad fue dañada, a más tardar, en el momento mismo del nacimiento sino antes, en la concepción misma o a lo largo del desarrollo intrauterino. En los años siguientes la ignorancia de nuestra cultura a cerca de lo Esencial continúa esa sórdida tarea.

Por suerte nuestro organismo es sabio y aprende pronto a proteger ese preciado tesoro con defensas y corazas que van construyendo el carácter, desde sus rasgos más benignos hasta los más patológicos.

No ha de extrañarnos que cuando el paciente llega a terapia lo haga altamente defendido y resistente, pues tiene un historial de agresiones que así se lo recomiendan. A veces no es así. A veces el paciente llega derrotado, con el corazón en la boca y entregando las armas al entrar. Tiene derecho. El paciente SIEMPRE tiene derecho a estar como está.

Apoyo y confrontación son las herramientas de las que el terapeuta Gestal se sirve para poner luz en la oscuridad del paciente. No se confunda nadie, que confrontar no va de cortar cabezas ni de agredir sino de poner límites, de señalar.

Grandes pasos puede lograr un pacientes después de confrontarlo con sus propias trampas, pero siempre desde el cuidado y el respeto, que para que nos agredan ya tuvimos a nuestros padres y a la cultura en bloque; desde la televisión hasta la escuela, pasando por la publicidad y un largo etcétera.

El trabajo del terapeuta no debe ir nunca contra las dificultades del paciente sino a generar el clima de respeto y aceptación que le permita abrirse ¿O se os ocurre algún modo de abrir el capullo de una flor sin dañarlo?

Leer la segunda parte del artículo

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar