habitar tu espacio interno, habitar el mundo

Voy a proponerte un ejercicio de escucha corporal. No hay un objetivo a alcanzarmodo ni un modo correcto de hacerlo. Simplemente explórate y vivencia, toma lo que aparezca.

1.- Te propongo que lo hagas sentado en un sillón cómodo o sentado en el suelo con un buen respaldo de cojines. Si lo prefieres también puedes hacerlo tumbado.

2.- Deja que tu cuerpo se apoye sobre los cojines, haz unas respiraciones conscientes y profundas para centrarte.

3.-Date un minuto para sentir cómo estas, tu tono energético y emocional. No hace falta que le pongas nombres, basta con que lo percibas. Que te des cuenta.

4.- Céntrate en el cuerpo, en su postura global. Haz presente a tu cuerpo y déjate sentir a ti, ocupando un lugar físico en el mundo. Permanece un rato así, habitando la sensación de Ser y ocupar un lugar físico.

5.- Recorre mentalmente ese espacio que ocupas. Habita tu mano y su espacio interno, tu brazo, tus hombros. Continua libremente, como un viaje por tu territorio interno. No te pienses, sientete. No te imagines, percíbete. Percibe tu volumen, tu peso, tus recovecos corporales.

6.-Vuelve a centrarte en la globalidad de tu cuerpo. Percibete, escucha si ha cambiado algo en tu modo de sentirte y de estar en el mundo. Si ha cambiado tu sensación energética y tu tono emocional. Goza de ti y de las sensaciones que tienes.

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar