relajacion; antes de nada

El acompañamiento verbal y las indicaciones, así como el contacto y la movilidad por parte de otra persona en esas partes del cuerpo que más nos cuesta soltar, facilitan mucho la relajación y la distensión corporal. Aun y así, si estamos solos no todo está perdido. Aunque nos cueste un poco más con práctica y motivación también soltaremos el cuerpo.

Hay cientos de técnicas y propuestas posibles. Antes de nada te propongo unos pasos imprescindibles previos a la preparación de una práctica más completa. Puedes dedicarle entre 5 y 10 minutos.

Ni que decir cabe que deberás elegir un momento y un espacio donde sepas que no seras interrumpido. Colocarte en una postura cómoda y adecuada a la práctica que vayas a hacer.

1-. Siente los puntos de apoyo, las partes del cuerpo que mantienen contacto con el suelo.

2-. Pon la atención en sentir el peso de tu cuerpo, facilitando que sea el suelo el que te sostenga y no la fuerza que hacen tus músculos. Deja que poco a poco tu cuerpo caiga sobre su apoyo.

3-.Enráizate, siente que el cuerpo entra en el suelo, como si cogiera raíces.

4-.Empieza a respirar con conciencia y atención. Permite que poco a poco la respiración se amplíe y se vuelva profunda, sin forzarla.

Si lo deseas puedes empezar ahora una práctica más larga o utilizar este ejercicio simplemente para entrar en contacto contigo, para hacerte presente.

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar