gestión de las necesidades

Responder a nuestras necesidades es imprescindible para nuestro bien estar. Si renunciamos a ellas nuestro Ser / Organismo llama nuestra atención con diferentes mecanismos desagradables como tristeza, hambre, miedoo ansiedad, señales de alarma para avisarnos y reconducirnos hacia lo que necesitamos.

Aprender a gestionar tus necesidades requiere ante todo aprender a escucharte a ti mismo, saber interpretar lo que te pasa y darte el permiso para responder a lo que quieres.

Cualquier situación de la vida nos hace sentir algo; atracción, angustia, miedo, curiosidad, ilusión, etc. Nada nos deja completamente indiferentes. Todo lo que ocurre en nuestro interior es información que habla de nuestros intereses y necesidades. Lo que hacemos con esa información, lo que hacemos con lo que sentimos frente a los acontecimientos del mundo es el modo en que gestionamos nuestras necesidades.

Desde luego no todo depende de nosotros. A veces se da lo que en gestalt llamamos interrupciones externas y nuestra capacidad de responder a lo que necesitamos queda reducida, como cuando tenemos ganas de encontrarnos con un amigo pero éste vive en el extrangero. 
Sin embargo, las más veces nosotras mismas nos autoboicoteamos necesidades legítimas y perfectamente viables. Frases del tipo "en realidad no me apetecía tanto" o "es que mis hijos aun son pequeños", pueden ser autointerrupciones conscientes y libremente elegidas o, como habitualmente ocurre, respuestas automáticas y poco reflexionadas que por diferentes motivos nos separan de lo que realmente queremos.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar