buscamos, siempre buscamos

“Buscamos, siempre buscamos porque en la vida siempre hay algo que nos falta...” Así empezaba la dicatoria en el reverso de una foto que regalé a un amigo hace años. Poco sabía enonces, a los 16 años, que esa leyenda mordería mis pasos durante más de una década.

Entre la búsqueda de respuestas y la huida salvaje de una vida que me quemaba, he tardado mucho en entender que ese anhelo de Ser no era algo solo mío, sino un impulso que acompaña a la mujer y al hombre desde que existen. La necesidad de crecimiento es un instinto de vida que a todos nos empuja a desarrollar y expresar nuestro potencial, a autorrealizarnos.

Incluso en estos días de esencias semi dormidas el hambre de autenticidad sigue siendo imposible de acallar por completo. Como una molestia que muerde en todos nosotros, reclamando atención. Nos mueve a buscar, a no conformarnos, a trabajar por nuestros deseos.

Como terapeuta Gestalt me seduce la propuesta de Maslow quien recomienda el término “ontogogía”, que significa ayudar a la gente a desarrollarse al máximo posible, en sustitución del término “terapia”.  Así ha sido para mí el proceso individual, sin el que no habría podido darle la vuelta a la vida y empezar a ser yo quien me la tragara a ella a bocados.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar