de actores y Autores

Vivimos nuestra vida asediados por una voz en off que valida o invalida cada uno de nuestros impulsos, pensamientos y emociones: “ya estás otra vez lamentándote”, “hay que ver cómo eres”, “Qué bien has quedado”…y así todo el día, como el ruido de un motor que uno no descubre hasta que se detiene.

Me gustaría decir de esa voz que es la de un fiel asesor que nos ayuda a valorar situaciones, pero llamarle así sería poco menos que un eufemismo ya que lo que suele ser en realidad es la voz de un juez implacable que nos tiene coaccionados y controlados casi todo el día y nos convierte en títere de sus mandatos y creencias. Un personajito que ha tomado un poder que no le corresponde usurpando el lugar del AUTOR, que es uno mismo con sus intereses, defectos y virtudes, capacidades y limitaciones todas ellas legítimas y respetables.

Bajo mi punto de vista, un tramo importante del camino de crecimiento es convertir al juez en asesor y al actor en autor, y le llamo actor porque al final si no somos lo que somos, si somos algo diferente porque lo que "es" no nos gusta, solo nos queda ser un personaje interpretado, por un actor brillante en el mejor de los casos, pero siempre impostado.

 

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar